Estás aquí
Inicio > Abril 2020 > Columna ComunicaSeguridad – ¿La ética en las crisis o la crisis de la ética?

Columna ComunicaSeguridad – ¿La ética en las crisis o la crisis de la ética?

 

Marisa Avogadro Thomé

Máster en comunicación y educación – Diplomada en gestión de seguridad privada

Mendoza, Argentina – marisaavogadro@uolsinectis.com.ar

 

Recuerdo que en el primer año de la universidad, la profesora de lengua y literatura nos dio, entre otros libros para leer, Artículos de costumbre, de Mariano José de Larra.

También recuerdo como quedé prendada de la escritura del autor y su capacidad y coraje, para haber realizado cuadros de las costumbres de su época y poder difundirlas.

Y recuerdo además otros tantos libros, Ética a Nicómaco de Aristóteles, por citar algunos.

Lo cierto es que este tiempo de cuarentena que estamos viviendo mundialmente, por la pandemia del virus, a mi humilde entender, ha desarrollado como todo lo que sucede en el universo de la sociedad de las nuevas tecnologías, posiciones de polaridades.

Están las personas que consideran que ante tan traumática situación, podríamos elegir un cambio de valores sociales, conmovidos por lo que se está viviendo, y así se alentaría la empatía, la solidaridad, el sí me importás, la labor en equipo, entre otros.

Por otra parte, está  una realidad que de vez en cuando nos hace un toc, toc a la puerta, nos llama y nos demuestra, que en este arduo camino que venimos transitando, también hay personas que eligen otra senda y que pareciera que no les interesa darles la bienvenida a algún cambio, por el contrario, serían casi una tesis sobre la negatividad que pueden desarrollar algunos individuos.

Ejemplos podríamos dar muchos, intentaremos referir algunos para citar situaciones, personas, acontecimientos.

 

Medios, educación, personas

 

Sobre los medios de comunicación, que han cambiado su narrativa con el empleo de las nuevas tecnologías, podemos establecer las situaciones de polaridad ya referida en párrafos más arriba.

Por una parte, las características de la cibercultura de libertad, anonimato,  sin límites de tiempo y espacio, hiperinformación, ubicuidad, nos sitúa en una puerta que se abre a las ventajas y desventajas de todos los que estamos conectados a Internet ya sea desde una computadora personal, un teléfono inteligente, una tableta.

Podemos estar reunidos a la distancia con amigos y familiares, realizar cursos de educación a distancia, leer las informaciones de medios del país que deseemos y los grupos de científicos desarrollan tareas en conjunto intentando encontrar algún remedio o vacuna que pueda mitigar la pandemia.

Al mismo tiempo, personas inescrupulosas difunden informaciones como si fueran diversos medios de comunicación, con todos sus recursos y muy lejanos a tener como eje fundamental de que sean: informaciones confiables, pertinentes y seguras; difunden informaciones falsas, con el solo objeto de generar más temor, desinformar y causar agitamiento social.

Asimismo, merecen otro párrafo las situaciones que se viven a diario en los ámbitos educativos por diversos motivos. Desde niños y adultos que acceden a la educación virtual que se ha instalado, para que no pierdan clases, donde cada uno de ellos tendrá oportunidades muy disímiles, acorde a las posibilidades tecnológicas de las que disponga en su casa.

Otro tema lo constituyen los personas, profesionales o no, que ante el impacto de la crisis, unas siguen siendo las mismas de siempre, y otras, refuerzan sus costumbres lejanas a una ética personal o profesional.

Tiempos donde muchos agudizan el ingenio para encontrar modos de estafar por ejemplo, con la excusa de que recaudan fondos para asistencia sanitaria, por citar algún ejemplo.

Otros, que ven en la complejidad del escenario, el trampolín para ascender copiando, pegando, trabajo de otros.

La palabra ética viene del vocablo griego ethos que significa costumbre. Por lo tanto, el conjunto de costumbres de comportamiento nos muestran un abanico de posibilidades.

Sería importante replantearse fundamentos éticos personales, profesionales, de los medios.

Queda entonces un cuestionamiento es el tema: ¿La ética en las crisis o la crisis de la ética? Esperemos que sea la tesis de la honestidad la que se imponga.

Viviendo una historia de ciencia ficción, en tiempo real, recordando Las doradas manzanas del sol de Ray Bradbury, queda un final abierto a esta historia, con los deseos de que sea la solidaridad la que renueve nuestras vidas.

 

 

 

 

Top