Estás aquí
Inicio > Archivo - Archive > Día del mate en la Argentina – 30 de noviembre

Día del mate en la Argentina – 30 de noviembre

 

Fotos: gentileza del Autor

Hugo Eduardo Avila – Músico, autor y compositor –

Mendoza – Argentina- hugoavila1@gmail.com

 

Muchas cosas pueden detallarse del proceso de colonización en las actuales tierras americanas, y muchos actos, poco gratos, dejaron en penumbras o en idearios transmitidos a modo de mitos o leyendas, las costumbres y usos que constituían la rica cultura de las poblaciones originarias. Sin embargo, y contra todo pronóstico, la sabrosa infusión del mate desafió los entendimientos culturales, religiosos, médicos o filosóficos incluso, para erigirse como un sello de identidad de quienes vivimos bajo este cielo.

«ka’aý» composición gramatical guaraní que significa: ka’á: yerba mate e «y»: agua, «agua con yerba mate» aparece descripta en los registros que los Jesuitas detallaban sobre las costumbres de los habitantes de estas tierras. Si bien es de origen guaraní, ya el Padre Luis de Valdivia detallaba en sus diarios la costumbre de los Huarpes de ingerir la infusión y, como el resto de los religiosos, lo consideró una acción pagana, casi un ritual demoníaco, pues, tras la ingesta de la bebida que acompañaba la nutrición diaria, los nativos caían en un profundo sueño a plena luz del día. Por entonces poco se sabía de presión atmosférica, el efecto de la altura y del viento zonda; hoy nadie consideraría a una siesta como un ritual que se brinda a deidades paganas… bueno, pensándolo bien, dependerá del sueño.

En otras latitudes los registros diferían en relación a la infusión. Los guaraníes se mostraban animados y con más energía tras la ingesta. No pasó desapercibido, y si bien se le atribuyó un toque demoníaco, resultaba útil a los reductores en el sometimiento a la esclavitud que padecieron todos los pueblos.

Andrés Guazurarí, conocido también como Andrés Guaçurarí y Artigas y recordado como el Comandante Andresito, fue un militar y caudillo Federal de las Provincias Unidas del Rio de la Plata que gobernó la Provincia Grande de las Misiones entre 1815 y 1819. De origen Guaraní, fue uno de los primeros caudillos que apoyó a José Gervasio de Artigas, quien le permitió entonces identificarse con su apellido.

El Comandante Andresito nació en Santo Tomé el 30 de noviembre de 1778, y durante su gobierno implementó medidas que permitieron expandir la comercialización de la yerba mate.

En enero del año 2015 el Congreso argentino aprobó la Ley 27117, que en memoria de este pintoresco protagonista de nuestra historia, establece la fecha de su natalicio, 30 de noviembre, como el día del mate en la República Argentina.

Sinónimo de encuentro y amistad, el mate es una ceremonia que se trasmite de generación en generación. De hoja o con palo, mezclado con otras yerbas o trocitos de cáscaras de cítricos, o un poco de café; saborizado o amargo, es la compañía infaltable de estudiantes en largas horas de lectura y un esencial condimento en el contacto con la inmensidad y la naturaleza. En una oficina, en un largo viaje o en cada amanecer, una pequeña calabaza o porongo, en un recipiente de madera o en los más finos y elaborados materiales, el mate transgredió todos los prejuicios y a costa de mantenerse intacto en las costumbres heredadas, no solo llegó a nuestros días, sino que viajó por el mundo como un distintivo de nuestra tierra.

Para mí, en calabaza o porongo, yerba sin palo y agua a 80°; el agua vertida en un solo lugar, junto a la bombilla, para que ascienda humedeciendo el verde contenido que brindará sus nutrientes y bondades, y me permitirá, diariamente, compartir gratos momentos de trabajo o distensión. Matefilos… (¿Será correcto? – humm, no se…) cultores y transmisores de tan bello y delicioso ritual, FELIZ DIA DEL MATE!!!

PD. Siempre conmigo, y al frente en la foto, el mate que uso, por más de 40 años, mi papá. Cebar en él es volver el tiempo y rescatar madrugadas.

Hugo Eduardo Avila
30nov2019

Top