Estás aquí
Inicio > Archivo - Archive > Calles enripiadas (A Rivadavia)

Calles enripiadas (A Rivadavia)

 

Hugo Eduardo AvilaMúsico, autor y compositor

Mendoza – Argentina- hugoavila1@gmail.com

 

Calles enripiadas

Andando las calles de mí pueblo
recuerdo aquella tarde en que llegué,
las palomas surcaban el cielo,
una tonada se grabó en mi niñez,
y la brisa cantaba un cogollo
Me detengo y lo escucho otra vez…
Te recuerdo tan pequeño como antes,
y aunque crezcas en mi corazón tendrás
la ternura de ese niño que en tus brazos,
acunaste y ya no se quiso marchar.

Pueblo eras con tus calles enripiadas,
el asfalto te dio el nombre de ciudad,
pero guardas la simpleza de tu gente
en tus tardes de domingo y peatonal.

Te conozco entre viñas y frutales
en vendimias y noches de festival,
y tú gente, que es mi gente, día a día,
sufre y lucha por verte crecer en paz,
dan la vida por tu tierra generosa
mientras ruegan siempre una cosecha más.
Nunca pude marcharme de tus brazos,
sos perfume de mujer que me atrapó,
sos el corazón latiendo de mis hijos
que te aman tanto o mucho más que yo.

Sos historia en el Este mendocino,
La Ramada te llamaron una vez,
los viajeros que a orillas de ese río
detenían su marcha para ver,
en el cauce de sus turbulentas aguas
el momento de cruzarlo y volver.

Pueblo eras con tus calles enripiadas,
el asfalto te dio el nombre de ciudad,
pero guardas la simpleza de tu gente
en tus tardes de domingo y peatonal.

Hugo Eduardo Ávila.
Enero 1996.

Top