Estás aquí
Inicio > Agosto 2019 > Gerardo Molina: «La poesía es el verbo enamorado»

Gerardo Molina: «La poesía es el verbo enamorado»

Gerardo Molina – Escritor, poeta y profesor de Uruguay

 

Gerardo Molina es un conocido escritor uruguayo, con una mirada poética profunda y sensible. Nos define en esta charla a:  «la poesía como el verbo enamorado» y desde ese instante, cobran presencia: autores, sus preferidos; sus libros; sus versos, en un ir y venir de frases que combinan historias de vida y poesías.

Es una persona afable y humilde, siempre dispuesto a colaborar con sus colegas. Hacedor incansable de ideas que se concretan en libros, canciones, eventos, congresos.

Tuvimos la oportunidad de mantener un extenso diálogo con él. Recorrimos desde sus años de infancia, cuando comienza a manifestarse su interés y su capacidad para la escritura.; hasta la actualidad, donde lo esperan meses de mucho trabajo con la presentación de varios libros tanto en su Uruguay natal como en el exterior.

– ¿Cuándo descubrió su vocación por ser escritor?

– Niño aún, a los trece años, hice mis primeras poesías, a orillas del Arroyo Colorado, en la zona donde vivía por entonces, muy cerca de la ciudad de Las Piedras. Romances perfectos: versos octosílabos, asonantados en los pares ¡y no sabía nada aún de versificación!, lo que vine a descubrir después. De ahí en más, el estudio, las constantes y azarosas lecturas fueron afirmándome en el camino de la creación. Evoco aquellos primeros tiempos en el soneto “Inicial” que comparto con los lectores de “Diafanís”:

 

Inicial

A Rubén Darío

Prosas Profanas aureoló mi frente

Con rubíes tornátiles de oro

Y ungió su agua –manantial sonoro-

Mi espíritu de luz adolescente.

 

Y, no es extraño, entonces, el torrente

De mi verso brotó junto al canoro

Arroyo, en cuyo vegetal tesoro

Mi paso vaga aventuradamente.

 

Y, tampoco es extraño, la poesía

Debió dárseme así, un claro día

De manos del liróforo Rubén.

 

Y a la Eva eternal, única y sola,

Que me diera su libro, al fin, tornola

Azul princesa de mi canto. Amén.

 

En sus inicios, ¿fue una tarea simple incursionar en el mundo literario o es una tarea compleja?

– Todo fue dándose naturalmente. Desde los años cincuenta, comencé a publicar en diarios y revistas, no sólo de Uruguay, sino también de Argentina y Costa Rica y otros países, incluso participé de la “Panorámica Poética luso- hispánica” en Portugal, todo a través del correo tradicional, correo que me abrió muchas puertas: invitaciones a Encuentros Literarios, a Congresos, a dictar conferencias. Y el intercambio epistolar y de libros con grandes autores como el insigne cordobés Juan Filloy.

¿Qué temas concitan su atención para escribir?

– Todos los que, de algún modo, tocan o estremecen el espíritu del hombre.

¿Qué géneros literarios cultiva? ¿Cuál prefiere?

–  Poesía, ensayo, historia, preceptiva, dramaturgia, algo de narrativa. Naturalmente, prefiero la poesía que es para mí el verbo enamorado. Por eso siempre hay que conquistarla, requebrarla, enamorarla. Y, en mi creación, se sustenta en dos vertientes: el sentimiento y el paisaje.

¿Obras y autores que lo hayan marcado?

Corazón de Edmundo de Amicis en mi niñez.  Nuevamente la evocación en versos que comparto:

Búsqueda

Quizás en busca de mis ojos niños

Recorro ¡oh, madre mía!

Las páginas benditas por el tiempo

Del libro “Corazón” que me compraras

En un ayer perdido de mi pueblo.

 

Intuías, acaso,

Que tu hijo tenía un corazón poeta,

Ávido de saberes y luceros.

 

Una luz misteriosa

Signó la hora del alumbramiento

Y sus rayos me hablaron de caminos,

De amistad y de amores y de versos.

 

Y, así, despierto en cada página,

nostalgias y recuerdos:

Por ahí anda Enrique

cuenta su cotidiano

Acontecer en el colegio.

 

En veces, me parece que soy yo:

Tímido, atribulado, en mis silencios.

 

Y te veo, madre,

Enmarcada en la luz de tu desvelo,

Cuando un dolor o la fiebre me abrasaba

-aura de ángel y rezo-

Con tu ternura silenciosa,

Junto a mi lecho.

 

Y vuelven,

La sombra protectora de Garrón,

Junto al albañilito

“hocico de conejo”

Y Coreta y Deroso

Y Precusa, el hijo del herrero…

Y sabe cada página

A un dorado pretérito,

 

¡“El pequeño escribiente florentino”

Que de todos los cuentos, fue mi cuento!

 

¡Oh, sí, madre,

Te encuentras –y me encuentro-

En las páginas gualdas sin olvido,

De las que vuelvo

Limpio, puro, recién lavada el alma,

Y lleno

De estrellas diminutas

Como si fuera el campo de mi infancia

Después de un aguacero.

 

Luego, Cervantes, Azorín, Garcilaso, Hugo, Machado, Darío, Herrera y Reissig…Los Miserables” de Víctor Hugo fue la obra que marcó nuestra adolescencia por su grandiosidad épico- lírica, por la riqueza de sus situaciones y de sus personajes, los contrastes entre el bien y el mal, el amor y el odio, la presencia de la fe, el tesón, la voluntad para superar las dificultades, el triunfo del espíritu sobre la materia, el sacrificio en pos de la ajena felicidad, sus valores románticos, la luz inmarchitable de sus ideales, en fin, una obra a la que hemos vuelto muchas veces para fortalecernos contra la adversidad o para recuperar nostálgicamente nuestra dormida juventud, remanso que nos proporcionan sus renovadas lecturas.

 

¿Qué distinciones ha recibido por sus trabajos literarios?

-Han sido muchas, que recibo con humildad y como un estímulo a seguir trabajando. Podría citarle algunas: Flor de Oro en los Juegos Florales Hispanoamericanos (1973). Faja de Plata Internacional a la mejor producción latinoamericana (l995), en Lima, Perú, por mi libro El Latido de la Copla.  Primer Premio del Concurso de Poesía «Rocco Certo 2002”, Tonnarella, Messina, Italia.  Fui nombrado Caballero de la Poesía Latinoamericana en Rosario de Santa Fe (2003).  Homenajeado por el Parlamento Nacional Uruguayo (1987 y 2006) y en la Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba (2004). Primer Premio, Revista de los Poetas (1998), y Premio a la Excelencia, en Argentina (2002) y Gran Premio Bicentenario Argentino (2010) “Mate de Plata”, San Francisco, Córdoba.). Medalla de Oro “por su legado al arte, la cultura y las letras”, Maipú, Chile, (2016). Estrella del Sur Oro (2017) y Platino (2018), Montevideo; Premio Carlos Gardel, 2018.Y el enorme privilegio de que dos grandes escritores hayan escrito libros sobre mi obra literaria: Iván Aarón, escritor y novelista chileno Algunos Momentos en la vida del Poeta Gerardo Molina; y Jorge Enrique Hadandoniou, catedrático y escritor argentino La Emotividad Memoriosa de Gerardo Molina.

 

–  Además de su trabajo como escritor, usted tiene una larga trayectoria en materia educativa.  Podría comentarnos al respecto.

-Tuve veinticinco años de docencia directa dictando la asignatura Idioma Español en varios Liceos (Colegios Secundarios) y en el Instituto de Formación Docente de Canelones; y seis años de docencia indirecta como Director del Liceo N° 2 de Las Piedras, cargo al que accedí por Concurso de Méritos luego de haber ganado una beca y realizado el Curso para Directores en el Instituto Magisterial Superior de Montevideo; y en el Liceo de Santa Lucía. Fue una profesión que me dio muchas satisfacciones y a la que me dediqué siempre, enteramente, con dedicación y con responsabilidad, en una relación de respeto y amistad con mis alumnos. En otro orden, una de mis obras La Versificación Española fue aprobada para Educación Secundaria y Formación Docente en mi país. Otro aporte fue compartido con la ilustre poeta chilena Elisa Ferrada con el libro Ceibos y Copihues, incorporado a los institutos de enseñanza media en la Comuna de Maipú, Chile.

 

–  Considera que las nuevas tecnologías e Internet benefician el trabajo de los escritores y la difusión de su producción.

– Indudablemente, en especial en lo que tiene que ver con la difusión de las obras, las formas de lectura, la posibilidad de poder acceder online a los más variados textos, la mayor visibilidad de los creadores, aunque falta una reglamentación más universal y segura sobre la protección de los derechos de autor.

 

Usted es una persona muy dinámica, hacedora y participante de eventos tanto nacionales como internacionales. ¿Está próximo a participar en alguno?

. En unos días más tendré mi nuevo libro La Última Pulpería (Romances Históricos) y estamos preparando su presentación en la ciudad de Las Piedras y luego en San José y Durazno, capitales de sus respectivos departamentos (provincias sería trasladándolo a la división política en Argentina). Y para octubre, ya he confirmado mi participación en el Encuentro Internacional de Poetas en la ciudad de Villa Dolores, Capital de la Poesía, Córdoba.

 

¿Está trabajando en algún nuevo proyecto?

– Terminar para setiembre el nuevo disco Tierra Canaria, cuyas canciones tienen letras de mi autoría, con la música e interpretación de César Cabrera Altez, muy talentoso músico e intérprete, con quienes hemos editado también Del Campo Vengo y De Copla Somos, este último con la participación también del insigne poeta chaqueño Aledo Luis Meloni. En lo demás sigo trabajando en otros libros de poesía y prosa.

Entrevista realizada por la Mag. Marisa Avogadro Thomé, periodista y escritora argentina

 

BIOGRAFIA 

 

 

Gerardo Molina. De ascendencia campesina canaria e italiana, su infancia transcurre en la zona rural y pueblo “Cerrillos”, donde concurre a la Escuela Pública N° 123. Su adolescencia y primera juventud son de El Colorado. Allí, a los trece años, escribe sus primeros versos. Promediando sus estudios de Derecho, deja esta carrera llamado por su vocación docente. Así, dictará clases en varios Liceos y en el Instituto de Formación Docente de Canelones. En 1989 realiza el curso de Directores de Enseñanza Secundaria en el Instituto Magisterial Superior. Al poco tiempo asume por concurso de méritos la dirección del Liceo N° 2 de Las Piedras y, luego la del Liceo de Santa Lucía. Desde los años sesenta reside en su pueblo, hoy ciudad de Los Cerrillos, Canelones.

Ha publicado 40 libros de diversos géneros: poesía, cuento, ensayo, historia, teatro y preceptiva, algunos en coautoría. Tres de ellos han sido aprobados para la enseñanza en Uruguay y Chile ysu libro de sonetos A la Sed de los Vientos fue traducido al italiano en 2014 por la AssociazioneOttovolante de Bologna..

Dicta conferencias y ofrece recitales de su poesía en Uruguay, Argentina, Chile, Perú, Brasil, España, Francia e Italia. Fue galardonado en varias oportunidades y algunas de estas distinciones son:Flor de Oro en los Juegos Florales Hispanoamericanos (1973). Faja de Plata Internacional a la mejor producción latinoamericana (l995), en Lima, Perú, por su libro El Latido de la Copla.  Primer Premio del Concurso de Poesía «Rocco Certo 2002”, Tonnarella, Messina, Italia.  Fue distinguido como Caballero de la Poesía Latinoamericana en Rosario de Santa Fe (2003).  Homenajeado por el Parlamento Nacional Uruguayo (1987 y 2006) y en la Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba (2004). Recibió el primer Premio, Revista de los Poetas (1998), y Premio a la Excelencia, en Argentina (2002). Primer Premio, Medalla deOro,Pergamino, Provincia de Buenos Aires, l999.  Primer Premio Poesía, Certamen Internacional “Alas del Alma”, Buenos Aires, (2009 y 2013). Gran Premio Bicentenario Argentino (2010) “Mate de Plata”, San Francisco, Córdoba. Medalla de Oro del Liceo Nacional, Maipú, Chile “por su gran aporte a la Educación y a la Cultura de nuestro país” (2015). Medalla de Oro “por su legado al arte, la cultura y las letras”, Maipú, Chile, (2016). Estrella del Sur Oro (2017) y Platino (2018), Montevideo; Premio Carlos Gardel, 2018.

 

Galería de sus publicaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Top