Estás aquí
Inicio > Archivo - Archive > Escuela Aguirre: Recreando el tiempo y la historia en el 9 de julio

Escuela Aguirre: Recreando el tiempo y la historia en el 9 de julio

 

El aire se inundó de sonidos de zambas y las amplias polleras  en cadencia con el folklore de nuestra tierra.

Así daba comienzo una de las actividades conmemorativas del 9 de julio, que se llevó a cabo en la Escuela 1-208 Lisandro Aguirre de Maipú, Mendoza, Argentina, el jueves 4 del corriente.

El tiempo, la comprensión de su paso, la historia; fue el desafío que guió a las docentes para preparar una muestra que representara el transcurrir de los años, las comidas típicas, los juegos infantiles de antaño y la música folklórica.

La responsable de la idea del acto: la docente Nancy Altamirano, quien junto a las docentes de jardín y primer ciclo: Claudia Escudero, Andrea Luna, Noelia Guerra y Andrea Cruz, dialogaron con Revista Diafanís sobre los detalles del mismo.

Como siempre,  los actos de la Escuela Aguirre sorprendieron a los niños y sus familias, con propuestas creativas, de colaboración, generando espacios para compartir y participar, en este establecimiento integrador. Todos los alumnos tuvieron un modo de expresión.

Al respecto, Claudia Escudero comentó que: «con la muestra de objetos antiguos, quisimos que los niños entendieran el paso del tiempo. Dispusieron de dos semanas para conseguirlos, dialogar con sus familiares sobre el origen de los mismos; por qué permanecían en sus hogares y luego en el aula, cada uno le contaba a sus compañeros, lo que había aprendido sobre ellos».

«De este modo, descubrían el valor afectivo de los objetos; su historia; cómo llegó hasta su familia; cómo lo buscaron; que representan para ellos».

Había objetos desde el año 1900: máquinas de escribir, teléfonos, rosarios, elementos para maquillaje, ponchos, vestidos, lámparas, planchas de hierro, entre otros. Y los niños y las niñas de primer grado atendían su stand, contando a los visitantes la historia de cada uno.

Además, otro grado preparó un stand de comidas típicas, otro con los recordados juegos infantiles tales como: zancos, baleros, sogas, teléfonos realizados con vasos plásticos, entre otros.

Además, las docentes de los jardines convocaron al Ballet Municipal Retumba mi alma, de la Municipalidad de Maipú, que interpretaron variadas danzas.

Los festejos del 9 del julio continuaron el viernes 5, con diversas expresiones artísticas y música.

 

 

 

 

 

Top