Estás aquí
Inicio > Archivo - Archive > 4 Elementos – Poesías – Especial para Diafanís

4 Elementos – Poesías – Especial para Diafanís

Texto e ilustración de Jorge Hadandoniu

Jorge Enrique Hadandoniu Oviedo (JEHO)

Profesor de castellano y literatura. Poeta. Escritor. Docente.

Villa Mercedes, San Luis

ejeho2012@hotmail.com

 

Se publica de manera integral por primera vez, en exclusividad, estos cuatro poemas, que integraran dos antologías por pares.

En “LETRAS VIVAS 2018” selección de las mejores poesías y cuentos del año. XXIII Certamen Literario Internacional. Editorial Grupo de Escritores Argentinos. publicado en Capital Federal, en mayo del corriente año, aparecen “AIRE” y “AGUA” (Pág. 49)

Y en “MÁS ALLÁ DEL COLOR” Poesía. Convocatoria ROI. Ed. Dunken, publicado en Capital Federal, en agosto del corriente año. Aparecen “FUEGO” y “TIERRA” (Pág. 70)

Asimismo, el autor agrega una ilustración que realizara exclusivamente para esta edición de DIAFANÍS.

 

 

4 Elementos

Sopla en todo lugar e incomoda a las estatuas. / Les quita la dormidera de siglos, / les socaba las axilas desnudas / para descubrir su piloso pasado. / Devora árboles y alienta intervenciones / molestas o fatales para pájaros y gentes. /Las quejas se suman sin descanso, / pero cuando se suaviza su intervención / todos lo desean. Hojas, aves y flores / reciben sus caricias. Sin él no pueden vivir / los hombres y las bestias. / Sólo habría un mundo de piedras insensibles y oscuras / aunque la luna iluminase y el sol / hiciera sus mejores esfuerzos por generar otra vida. / Penetra sin contemplaciones los espacios / más remotos de mi cuerpo / y de todos los que aún respiran.

(AIRE)

 

Si ardes en tu propia fragancia/ podrás descubrir los alfabetos perdidos, / los trayectos de las hormigas, / el lenguaje de los cuervos/ y el olor de la madera antes de consumirse. / Por él se sostienen los estómagos y devienen / en seguros las previsiones civilizadas. / Sube sin descanso cuando no encuentra / oposición. Sea ésta eventual o sistemática. / Muchos se protegen de su insidia/ y otros gozan con la luminosidad que regala. / Derrota los fríos del esqueleto/ y alienta las alucinaciones más puras o siniestras. / Es un maestro del sigilo.

(FUEGO)

 

Ella cubre y es cubierta. / Salieron a recorrerla como si fuera una aventura, / y terminaron adueñándose de sus posesiones. / Es de todos y de pocos. / La usan sin descanso para sus propias/ pasiones e intereses indexados. / Suele cansarse, pero aguanta/ el testimonio de las escrituras / hasta quién sabe cuándo. / Suele tronar de enojo y se lleva / a los descuidados y siempre a los pobres. / Les da cabida como compensación a sus carencias. / Las Grandes Entidades los despiden y siguen / aprovechándose de tus bondades. / Eres esperanza y sepultura. / El niño puro mientras te mira / no se imagina que podría matar por ti y tus adyacencias. / Eres blanda y dura, sin permisos oficiales.

 (TIERRA)

 

No ahogues ese sueño adormecido por la pena/ ni distraigas el rumbo por las expensas del engaño. / Si la luz permite distinguir el virus, / descarta todo otro procedimiento para extinguirlo. / Fluye, fluye, fluye, como si fueras bendita. / Desarma los corazones con tu blandura y con tu eficiencia. / Si el corazón se lamenta de sus lágrimas/ y conservan las venas su fuerza, / aprovecha los idus de setiembre / cuando la lluvia es mansa./ Te acariciará la frente intangible de un rostro líquido. / Tu torrente sustenta allí su fortaleza escondida.

(AGUA)

 

 

Top