Estás aquí
Inicio > Archivo > El Entusiasmo

El Entusiasmo

 

 

Francisco Javier Malagón Terrón

Universidad Complutense de Madrid

fjmalagon@ccinf.ucm.es

 

Zafra, R. (2017). El entusiasmo: precariedad y trabajo creativo en la era digital: Madrid: Anagrama.

 

En los años 90 muchos veíamos en Internet, el ciberespacio y las TICs la posibilidad de romper con los estrechos márgenes que la sociedad industrial dejaba a la democratización de la comunicación pública y de la creatividad artística hasta entonces bajo la hegemonía de las industrias culturales y los grandes medios de comunicación (TV, prensa, radio, cine). Han transcurrido cerca de treinta años desde la aparición de la World Wide Web y algo más de una década desde que la Web 2.0 nos transformó a todos en productores y distribuidores de información. En la Era de Internet podemos ver y escuchar (pronto incluso oler y tocar virtualmente), dar a conocer nuestras ideas y construir identidades, redes y alianzas como nunca antes. La WWW no sólo ofreció un nuevo cauce a nuestras inquietudes democratizadoras, sino que también las transformó llevándolas hacia un nuevo horizonte tecnoutópico donde para muchos esperaba, si no el infierno, sí el purgatorio, ese lugar impreciso –o estado del alma- donde debemos hacer méritos para lograr la salvación hasta que a Dios le parezca oportuno.

Al mismo tiempo que la comunicación digital se expandía, entrados en el nuevo siglo otros cambios seguían transformando nuestras sociedades: el mundo del trabajo, las formas de vinculación basadas en la profesión, las relaciones laborales, los salarios… todo se iba fragmentando, flexibilizando y, por ende, precarizando en paralelo a los derechos sociales y los servicios públicos. El asalto de clase –de la clase pudiente- a los derechos de los trabajadores no llegó con Internet. Ya venía sucediendo a lo largo de la década de los 80 de la mano de R. Reagan (1911-2004) y M. Thatcher (1925-2013). Pero el cambio tecnológico y comunicativo se imbricó estrecha y tempranamente dentro del paradigma neoliberal. Otro mundo era posible, pero no sólo el que algunos deseábamos. Todo ello, sin embargo, fue creciendo bajo una gruesa capa de grasa ideológica que hasta el día de hoy insiste en las enormes posibilidades que ofrece la transformación digital de las sociedades –y de las personas-, pero que al mismo tiempo amortigua -ocultándolas o dulcificándolas-, sus contradicciones y miserias.

El entusiasmo

En El entusiasmo Remedios Zafra (Zuheros, Córdoba, 1973) nos ofrece una reflexión crítica sobre la vocación y el deseo creador de los trabajadores culturales –del artista, del académico, del comunicador…- bajo las condiciones creadas por la agenda neoliberal, deseo a menudo aplazado una y otra vez por la precariedad que se ha instalado en sus vidas junto con Internet y sus aparentes posibilidades. Se trata de un alegato acerca de la precariedad laboral y el trabajo creativo en la era digital con el que la autora apunta críticamente hacia el espejismo de una libertad que el discurso dominante afirma de manera recurrente, exigiéndonos convicción, entusiasmo e hipermotivación para lograr nuestros sueños, al mismo tiempo que las condiciones sociales estructurales lo ponen más difícil. En el marco neoliberal el trabajo creador muta en una afición y, como tal, cada vez se disocia más de su condición de proveedor de medios de vida esenciales para los creadores. Hay que trabajar vocacionalmente y de manera voluntarista, aceptando con una sonrisa en los labios la inestabilidad permanente, la incertidumbre y la falta de certeza sobre el futuro. Todos podemos crear y difundir nuestras ideas por Internet, pero son muchos los llamados y muy pocos los elegidos: cada vez es más difícil poder vivir de tu trabajo creador. Al final sobreviene el cansancio, la desilusión, la frustración de los proyectos vitales permanentemente aplazados mientras resolvemos la dura tarea de vivir cada día, buscando desesperadamente becas, ayudas y visibilidad, braceando de un contrato inestable a otro en medio del naufragio de la política, los derechos y la responsabilidad hacia los otros.

Apoyándose en un personaje ficticio, Sibila, que representa a buena parte de los trabajadores y las trabajadoras culturales, pero en especial a las mujeres cuya situación es aún más grave, se pregunta acerca de cómo ha sucedido para que el entusiasmo haya sido instrumentalizado por un sistema que genera ansiedad, conflicto y frustración, transformando el esfuerzo por construir un mundo mejor en la base de una nueva explotación, a la vez que se imponen procedimientos burocráticos y competitivos que individualizan, rompen los lazos de solidaridad, cercenan la libertad y, finalmente, neutralizan cualquier capacidad transformadora de la realidad que quede fuera del estricto y estrecho marco del capitalismo neoliberal. Citando a Foucault, la autora señala la forma capilar de existencia que el poder adopta, cuando se inserta en nuestros cuerpos, nuestros gestos, actitudes, discursos y, en definitiva, en nuestra vida cotidiana haciendo uso de nuestro propio impulso, de nuestra vocación. Es como si se refiriera a un parásito que se alimenta y engorda con nuestros sueños y anhelos, incluso de nuestro sentido de la responsabilidad para con los otros, dejándonos cada vez más inermes y enfermizos.

Remedios Zafra

Escritora y teórica, Remedios Zafra es experta en cultura contemporánea, artegénero y ciberfeminismo, orientando sus trabajos al estudio crítico de la cultura contemporánea, la ciberantropología, la creación y las políticas de la identidad en las redes.  Doctora y licenciada en Arte, licenciada en Antropología Social y Cultural, Master Internacional en Creatividad y con Estudios de Doctorado en Filosofía Política. Desde 2002 trabaja como Profesora Titular en la Universidad de Sevilla donde imparte Arte, Estudios Visuales, Estudios de Género y Cultura Digital. Es también profesora tutora de Antropología social y Cultural en la Uned y profesora invitada en posgrados y seminarios de distintas universidades. Forma parte de los grupos de investigación “Cultura Urbana” (Uned) y “Escritoras y Escrituras” (Universidad de Sevilla).

Con El entusiasmo Zafra ganó en 2017 la 45 edición del Premio Anagrama de Ensayo. Es autora, además, de otros libros como: Los que miran (Fórcola, 2016); Ojos y Capital (Consonni, 2015); (h)adas. Mujeres que crean, programan, ‘prosumen’, teclean (Páginas de Espuma, 2013); #Despacio (Caballo de Troya, 2012); Un cuarto propio conectado. (Ciber)Espacio y (auto)gestión del yo (Fórcola, 2010); y Netianas. N(hacer) mujer en Internet (Lengua de Trapo, 2005). En los últimos veinte años ha publicado trabajos críticos y creativos en revistas como: Eñe, Periférica, Asparkía, Feminismos, Teknokultura, Cuadernos Pagu, Quaderns de Psicología, Estudios Visuales, Quimera, Red Digital, Papers d’Art, entre otras. Desde 2015 colabora con BABELIA (EL PAIS).

Además del Premio Anagrama, su obra ha obtenido numerosos premios y reconocimientos, entre ellos: Premio de las Letras El Público 2013; Premio Málaga de Ensayo 2013; Premio de Ensayo Caja Madrid 2004; Premio Nacional de Ensayo Carmen de Burgos 2000; Premio de Investigación de la Cátedra Leonor de Guzmán 2001; Mención de honor en el Premio Escritos sobre Arte 2009 y Premio de Comunicación de la Associació de Dones Periodistes de Catalunya 2010.

 

 

Top